El aprendizaje social consiste en aprender con y de otras personas. Ha estado aquí durante mucho tiempo y surge de manera espontánea en conferencias, grupos y entre viejos amigos en un café, al igual que en los ejercicios del aula o entre colegas conectados en línea que nunca se han reunido en persona. Lo experimentamos cuando atravesamos la sala para hacer una pregunta y cuando publicamos esa misma pregunta en Linkedin, en un blog o en Twitter, previendo que alguien la responderá.

No es un sistema de impartición análogo a la formación en el aula, al aprendizaje móvil o al e-learning. Es un poderoso enfoque para compartir y descubrir una gran variedad de opciones —algunas, incluso, que no sabíamos que necesitábamos— que conducen a una toma de decisiones más informada y a una comprensión más íntima, expansiva y dinámica de la cultura y el contexto en los que trabajamos. aprendizaje social

Una manera de concebir el aprendizaje social consiste en compararlo con lo que no es:

El nuevo aprendizaje social no es sólo para los trabajadores del conocimiento. Puede facultar a quienes realizan cualquier tipo de oficio y que trabajan para cualquier tipo de organización.

No se opone a la formación académica. Los participantes usan herramientas de los medios sociales para comunicarse entre sí o con los formadores. Los profesores también pueden usar los medios sociales antes y después de sus clases para captar y compartir las ideas de todos.

No reemplaza a la formación o el desarrollo de los empleados. El aprendizaje social puede complementar la formación y el desarrollo formal en el aula o en línea. Complementa la formación y abarca conocimientos que la formación formal pocas veces puede proporcionar.

No es sinónimo de aprendizaje informal, término que suele usarse para describir cualquier conocimiento que no se aprenda en un programa o clase formal. Y no es una nueva interfaz para realizar búsquedas en línea. El hecho de encontrar contenidos con un buscador no implica una interacción interpersonal, uno de los elementos distintivos del aprendizaje social.

No es lo mismo que el e-learning, término que suele usarse para describir cualquier uso de la tecnología para enseñar algo intencionadamente. Esa amplia categoría puede incluir las herramientas sociales y, si se organiza mediante una comunidad de aprendizaje en línea, puede ser bastante colectiva.

No es constantemente social como si fuera una fiesta. A menudo, las personas están solas cuando participan y aprenden a través de las herramientas sociales. La relación social se refiere a cómo se produce la interacción: combinar ideas, información y experiencias, lo cual produce algo más potente que cualquier aportación individual.

En la actualidad, las redes de personas informadas que trabajan cruzando las barreras del tiempo y el espacio pueden tomar decisiones bien fundadas y solucionar problemas complicados de una manera que ni siquiera habrían soñado hace unos años. Al reunir a personas con intereses comunes, sin importar su ubicación o el huso horario en el que se encuentren, los medios sociales tienen el potencial de transformar el puesto de trabajo en un entorno donde el aprendizaje sea tan natural como poderoso.