Los primeros momentos de una presentación resultan críticos. La introducción es la técnica que usted empleará para captar la atención de sus participantes mientras se adentra en la presentación. Hay una serie de técnicas que puede emplear para ese fin: Mann steht vor Wandtafel mit vielen Formeln

Repase los objetivos de su presentación. La introducción a cada presentación debe incluir los objetivos.

Formule una serie de preguntas. Aproveche el hecho de que muchos de sus participantes probablemente tienen ciertos conocimientos previos. Formular una serie de preguntas les incorporará inmediatamente a la exposición. Esta interacción también le permitirá relajarse.

Pida que los participantes levanten las manos. Ésta es otra técnica que implica a todos los participantes desde el principio. Cuando emplee esta técnica, aliente a los participantes a que echen un vistazo alrededor para que vean que ellos no son los únicos que están familiarizados con el tema que usted está a punto de abordar.

Relacione el tema con una información tratada previamente. Esta técnica se emplea con frecuencia y funciona muy bien cuando usted tiene que realizar varias presentaciones relacionadas a los mismos participantes. Es una técnica que también resulta muy útil durante un curso de varios días de duración.

Relacione el tema con experiencias laborales. Esta técnica se usa cuando puede relacionar su exposición con las actividades laborales de los participantes.

Use citas interesantes. Puede despertar el interés de los participantes.

Comparta una experiencia personal. A todo el mundo le gusta oír una buena historia. Asegúrese de que cuando utilice experiencias personales, sean interesantes, pertinentes y lo bastante breves para que los participantes no pierdan de vista el objetivo de la historia.

Relacione el contenido con una experiencia de la vida real. Una experiencia de la vida real (suya o de otra personas) es algo con lo que sus participantes pueden conectar y que puede estar relacionado con el tema tratado. El propósito es ayudarles a que vean la conexión que existe entre el contenido de la exposición y una situación acaecida en la vida real.

Use un estudio de caso o una actividad destinada a resolver problemas. Los participantes disfrutan trabajando en pequeños grupos para resolver un problema o bien para abordar un estudio de caso. Esta técnica puede funcionar muy bien para presentar prácticamente cualquier presentación donde el público pueda dividirse en pequeños grupos formados por cuatro a ocho participantes.

Use vídeos. Un vídeo o una parte de él puede ser una excelente técnica para captar el interés de sus participantes y pasar luego al tema de su presentación. Como se trata de la introducción, es conveniente que sea un vídeo breve.

Comparta humor gráfico apropiado. Todo el mundo disfruta de una buena risa y la mayoría de los formadores posee un archivo de humor gráfico apropiado. Asegúrese de que la imagen o la tira cómica guarda relación con el tema, que no es ofensiva y que usted no está violando las leyes que amparan los derechos de autor.

Ofrezca una única demostración. En una presentación, algunos temas llevan a una demostración. Puede tratarse de la demostración de un concepto o bien de una habilidad práctica. Los participantes disfrutan observando una demostración; de hecho esta técnica apoya el estilo de aprendizaje de algunos participantes y les ayudará a comprender la información impartida durante las presentaciones.

Utilice un juego o una actividad de role play. Ésta es una buena técnica para empezar cuando usted quiere mucha interacción y discusión sobre el tema objeto de la presentación.