A menudo, esta es la cuestión. Los directivos suelen preguntar cómo pueden conseguir que sus empleados hagan lo que deben hacer. La formación puede ser parte de la solución… o no.

Para determinar si lo es, podemos utilizar el libro de Ferdinand Fournies Why Employees Don’t Do What They’re Supposed to Do and What to Do About It (Por qué los empleados no hacen lo que deben hacer y qué puede hacerse al respecto). Los títulos de los capítulos constituyen una lista de control.

Podemos utilizar esta lista a la hora de decidir si debemos incluir la formación en la solución para ayudar a los empleados a que hagan lo que deben hacer.construir puzzle

He aquí algunos títulos de los capítulos:

  • No saben por qué deben hacerlo.  En ese caso, ofrézcales una visión completa de la situación y muéstreles cómo encajan sus aportaciones en ella.
  • No saben cómo deben hacerlo. En tal caso, asegúrese de que lo sepan. Hágase la siguiente pregunta: ‘¿Podrían hacerlo si les estuvieran apuntando con una pistola?’ Si la respuesta es afirmativa, entonces no es cuestión de que no sepan hacerlo.
  • No saben qué es lo que deben hacer. Si es así, dígaselo. Pídales que lo repitan ante usted para comprobar que le han escuchado y lo han entendido correctamente, creando incluso una descripción del trabajo si esta no existe.
  • Creen que hay algo más importante. Ayúdeles a establecer prioridades.
  • Creen que al hacerlo no obtienen ningún resultado positivo. Uno de los principios básicos del conductismo es que las conductas premiadas tienden a repetirse. Por tanto, prémielos. El simple hecho de elogiar el trabajo o de dar las gracias funciona con mucha gente.
  • Se les castiga por hacer lo que deben. ¿El mejor empleado recibe como premio más trabajo?
  • Cuando el rendimiento es bajo, no hay consecuencias negativas. ¿Por qué deberían trabajar mejor si todos reciben la misma retribución?
  • Existen obstáculos fuera de su control. Una de las empresas con las que trabajé no tenía el software adecuado para el seguimiento de los envíos a los clientes. Los empleados sabían lo que debían hacer, pero hubo que resolver el problema del software para que pudieran hacer el trabajo.

Si después de revisar esta lista sigue sin saber cómo conseguirlo, llámenos, seguro que podemos ayudarle.