¿Ha tenido que impartir la misma acción formativa una y otra vez? ¿Ha pensado que si vuelve a repetirla una vez más acabará aburriéndola? Una de las mejores soluciones para no caer en la monotonía es ser creativo para innovar en cada una de las imparticiones que realice.

casos de éxitoPero, ¿Cómo puedo mejorar mi creatividad? La respuesta más simple es: “Dé un paseo”. ¿Cuántas ideas ha tenido usted mientras estaba caminando, trabajando en el jardín, lavando los platos o conduciendo?. Nuestro subconsciente procesa constantemente ideas y estímulos recibidos de manera consciente.

Una técnica útil es trabajar activamente en un problema antes de irse a dormir, permitiendo que el subconsciente se haga cargo durante el sueño. Revise cualquier idea al despertar y tenga a mano papel y lápiz para anotar sus ideas cuando lo precise.

No hay ningún método seguro que garantice el éxito en la creación de grandes ideas. Un método estructurado puede ser bueno pero, en algunos casos, puede que sea causa de fracaso y bloqueo para muchas ideas.

La creatividad de una persona puede verse influenciada por su propio punto de vista sobre la creatividad. Una manera de aumentar la creatividad es entender cómo vemos la creatividad propiamente dicha y cómo funciona para cada uno de nosotros. Aunque parece obvio, raramente la creatividad es vista de esta manera. Aprender cómo ser creativo no es igual que aprender a hornear un pastel.

Algunas filosofías orientales creen que no se puede crear adecuadamente partiendo del control y la ilusión de la mente. Uno debe ir más allá de ella, más allá de su poder, y simplemente dejar la mente libre para expresar cualquier cosa que quiera.

Esforzarse para ser original es contraproducente. La originalidad brota del extremo opuesto del esfuerzo. Simplemente siga “el estilo natural” y la originalidad resultará.

El hecho de conocer y ensayar técnicas de generación de ideas (brainstorming, mapa mental, pensamiento lateral, etc) puede facilitar el primer paso hacia la creatividad. Debemos intentar integrarlas a nuestro estilo de pensamiento hasta que las dominemos de una manera inconsciente.

Piense en todos estos consejos y abra las puertas a la creatividad con el fin de mejorar, innovar en sus imparticiones. No sólo conseguirá que sus participantes asistan a un curso “nuevo”, sino que también usted podrá impartir un curso “diferente” cada vez.