Son actividades dinamizadoras que permiten al formador activar a los participantes de una sesión formativa. Habitualmente se utilizan después de las comidas, para minimizar los efectos que producen los procesos de digestión. También se pueden utilizar para cambiar el ritmo de las sesiones (activar o disminuir el ritmo).

Online life concept. Business Woman looking upwards while workin

Si queremos que realmente sean efectivos, debemos seguir algunos consejos:

  • Escoja el icebreaker en función de las necesidades de la sesión y de los participantes. Uno de los fallos que se suelen cometer en el momento de escoger un icebreaker es que acabamos utilizando aquél con el que nos sentimos más cómodos o que conocemos mejor, en lugar de seleccionar el más apropiado para la sesión, el grupo o el entorno de aprendizaje. Deberíamos ir cambiando frecuentemente los vigorizantes que utilizamos.

 

  • Evite que los participantes crean que están “jugando”.Nunca deberíamos realizar un icebreaker sólo porque nos sobra tiempo. Deberíamos utilizarlo por un propósito específico y justificar nuestra elección al grupo. Piense también en los diferentes estilos de aprendizaje. Los activos participarán con energía y entusiasmo, mientras que los reflexivos, teóricos y pragmáticos indagarán en el qué, dónde, cuándo y, sobretodo, porqué se les propone esta actividad. Los participantes son adultos, pueden querer participar o no y debemos respetar su elección. Sin embargo, probablemente se involucren más si entienden en propósito de la actividad.

 

  • Evite el uso de jerga. Tenga cuidado con utilizar la palabra “energizer” o “vigorizante” o “icebreaker” antes de iniciar la actividad. Los participantes pueden considerarlo como vocabulario técnico del formador. Utilice palabras como “actividad”, “ejercicio” o “simulación”. Diga o, incluso, venda a los participantes los beneficios de participar en actividades de este tipo. No utilice nunca la palabra “juego”, ya que puede devaluar la actividad y pueda parecer demasiado infantil para el grupo.

 

  • Adapte icebreakers ya existentes para asegurarse el éxito. Es tentador utilizar una actividad dinamizadora sacada directamente de un libro o de una página web, pero deberíamos pensar en las características de nuestra sesión y, por lo tanto, adaptar las actividades que hayan funcionado en otros entornos. También es muy importante que ensayemos el funcionamiento previamente.