Hemos repasado varios estudios recientes sobre tendencias en el mundo de la formación y el desarrollo; todas ellos con horizonte en 2020. Hemos recogido, a vuela pluma, las principales. trends-2020

Os las dejamos ordenadas y agrupadas con epígrafes de la cosecha del equipo de EPISE y sin más comentario.

Nuestras Organizaciones, nuestros clientes internos, nos van a exigir prioritariamente en los próximos años:

 

Alinearnos mejor con Negocio. Lo cual nos llevará a…

  • Evolucionar desde Departamentos de Formación y Desarrollo a Universidades Corporativas.
  • Anclar nuestras soluciones, productos y servicios en definiciones corporativas de “Talento” y “Liderazgo”.
  • Orientar a Resultados lo que hacemos. Posicionarnos de manera clara como partners estratégicos, incorporar nuevas competencias como profesionales del talento, organizarnos de otra manera (Business Partners) y ofrecer nuevas soluciones (consultoría del rendimiento)
  • Evaluar más y mejor (1,2,3, ROI y ROE -retorno de expectativas-)

 

Mayor efectividad. Lo cual nos llevará a…

  • Evaluar y mapear mejor el Talento en nuestras organizaciones (a través de 9Box) para plantear estrategias diferenciales de inversión en el mismo (programas Hipots, Earlypots, Pools de desarrollo acelerado, etc)
  • Mapear mejor las exigencias competenciales de nuestro negocio: Mallas curriculares, vías de carrera, etc.
  • Integrar las políticas de Formación y Desarrollo con el resto de políticas y sistemas de gestión del talento. Esto implicará pasar de plataformas solo de LMS (Learning Management System) a plataformas integradas TMS (Talent Management System).

 

Nos exigirán mayor protagonismo y autonomÍa Lo cual nos llevará a…

  •  Impulsar y fortalecer en nuestras organizaciones cultura y valores de proactividad hacia el propio desarrollo evolucionando nosotros de estrategias “push” a estrategias “pull”.
  • Trabajar desde orientaciones 70 – 20 – 10 formalizando el aprendizaje informal, capacitando a los jefes como responsables de Talento de sus equipos, dotando de medios para gestionar y “capitalizar” conocimiento y aprendizajes en sus unidades etc.
  • Ser mejores como asesores, facilitadores de medios y consejeros y dejar de ser de una vez por todas los dueños del sistema de formación.

 

Aprovechar la tecnología disponible en nuestras Soluciones. Lo cual nos llevará a…

  •  Reubicar de una vez el e-learning: ¿producto, proceso, compliance?.
  • Saber aprovechar la potencia del aprendizaje colaborativo con soportes tecnológicos cada vez más adecuados para ello (redes sociales orientadas al aprendizaje, conceptos de Wiki-learning –soy trainer y trainee de acuerdo a mi expertise, etc.).
  • Incorporar nuevas competencias “ya” (e-trainers, e-instructional designer, comunity managers, data-talent & techology integrators, etc).

 

Nos exigirán evolucionar al mismo ritmo que la tecnología. Lo cual nos llevará a…

  •  Incorporar en nuestras Soluciones tecnología en la justa medida (no depender tanto que nos obligue a ser esclavos del medio ni tan poco como para ser percibidos como obsoletos y “del siglo pasado”).
  • Diseñar de otro modo y con otros objetivos (rapid prototyping, soluciones “just in time”, pildorización, blended etc).

 

¡Ah! y seguirán modas: gamificación, neurociencia, etc.