Cada vez es más frecuente oír hablar del coaching. Podríamos decir que un coach es aquella persona que está capacitada profesionalmente para ayudar a otros a identificar y lograr sus objetivos profe­sionales y personales, su misión o el propósito de su vida.

Hoy quiero centrarme en aquellas situaciones en los que una organización decide contratar los servicios de un coach como apoyo a un ejecutivo o jefe determinado y me pregunto: ¿Qué beneficios obtiene la organización al emplear los servicios de un coach

coaching

  1. Ganar una perspectiva objetiva. El coach no tiene ningún interés directo en el resultado de las empresas. Sin embargo, las personas del entorno del cliente (cónyuge, plantilla, consejo de dirección, proveedores) tienen la necesidad de mantener el status quo o introducir cambios que les resulten beneficiosos. Aunque es normal que haya un interés personal, éste implica poca objetividad. El coach es quien proporciona esta objetividad. La prioridad primordial del coach son los intereses de su cliente.
  2. Promover la discusión de nuevas ideas. Las ideas de los ejecutivos y otras personas, que aún se encuentran en sus primeros balbuceos, constituyen el éxito a largo plazo de las organizaciones. Una discusión abierta sobre las ideas y la creatividad requiere tiempo y espacio en la agenda del cliente o del ejecutivo. Un coach sabe escuchar y da lugar a que las ideas fluyan, tomen forma y crezcan.
  3. Mejorar la cultura actual de la empresa. Esto se aplica especialmente si la organización está pasando de una cultura rígida y altamente estructurada a otra más flexible y de adaptación rápida. El coach orientará al ejecutivo y trazará los resultados y los medios de la nueva cultura.
  4. Aumentar la capacidad del cliente de utilizar su tiempo y recursos. Para poder hacer frente a tecnologías que cambian rápidamente, a una menor lealtad de la clientela y de los trabajadores, y a un exceso de información, el coach trabaja con el cliente para aumentar su capacidad de utilizar su tiempo y sus recursos más eficazmente.
  5. Mejorar las habilidades interpersonales del cliente. La forma en que el cliente se adapte es importante para su éxito actual y futuro. Las comunicaciones virtuales exigen mejores y más eficaces sistemas de comunicación, formales e informales. El cliente trabaja con el coach para cambiar la actitud y el lenguaje de modo que se mantengan la confianza, el respeto y la fidelidad de los clientes, del personal y de los inversores.
  6. Aclarar, expandir y articular la visión del cliente. El cliente puede contar con que el coach sea un experto en la definición de conceptos, objetivos y visiones. El cliente utiliza estos conocimientos para desarrollar y articular una visión que tenga un importante significado para todos los componentes de la organización.
  7. Proporcionar al cliente una válvula de escape segura y fiable. Las frustraciones contenidas, la ira y los desengaños son obstáculos para un buen rendimiento. El coach es la persona más segura, menos cara, más disponible y sin consecuencias nocivas para que el cliente libere sus represiones.
  8. Hacer ver al cliente lo que éste no puede, no quiere o es incapaz de percibir. Cualquier profesional inteligente sabe que tiene puntos débiles. Aunque un individuo o un equipo pueden estar autorizados a expresarse con franqueza, a menudo existe la preocupación de que el mensajero «sea ejecutado». El coach tiene la obligación ética de hacer ver a su cliente lo que él ve.
  9. Encontrar una manera mejor de reducir el estrés, aumentar la eficacia y aun así disfrutar de la vida. Hoy en día, el puesto de líder debe ser ocupado por una persona que tenga éxito en muchas facetas de la vida, no sólo en la que corresponde a la dirección de la organización. Los clientes y sus familias buscan una vida llena y con sentido. El coach trabaja con sus clientes para adecuar sus vidas personales y profesionales de una forma equilibrada y sostenible.
  10. Ayudar a los clientes a percibir, sentir, medir y procesar más información sin que ello les represente una carga. Utilizando el ordenador como metáfora, los clientes son mucho más eficaces cuando disponen de un módem mental más rápido, una gran cantidad de memoria RAM y un gran disco duro. Los clientes necesitan todo esto para asimilar y analizar grandes cantidades de información: informes, hechos, tendencias, cambios sutiles del mercado, movimientos demográficos, las necesidades de la organización…, coaching