En vez de hacer una larga lista de cosas que se necesitan para convertirse en un gran líder, este artículo va a explorar consejos de liderazgo a menudo mal entendidos. He aquí un rápido vistazo a tres mitos que estamos oyendo constantemente.

 

  1. Los buenos líderes trabajan muchas horas

    Muchos directivos que empezaron desde abajo, han trabajado duro para llegar donde están. El reto es pasar de ser un experto, miembro de un equipo, a un líder generalista.

    Lo primero puede requerir largas horas de intenso trabajo en proyectos específicos. Lo último va a requerir liderar al equipo que trabaja largas horas en proyectos específicos. Se trata de un conjunto de habilidades diferentes.

    Y mientras estos líderes son a menudo los mejores, ya que pueden comprender los retos a los que se enfrenta el equipo, no todo el mundo hace la transición con éxito. Tenemos que entender y aceptar el hecho de que no tenemos el lujo de pasar largas horas en un proyecto, sino que debemos dividir nuestro tiempo entre todos los principales proyectos de los que nuestros equipos son responsables.

    Además, no podemos darnos el lujo de pasar tiempo trabajando en las tareas reales, sino que debemos guiar, dirigir y apoyar a los que lo están haciendo. Es un cambio significativo, y comienza con el reconocimiento de que ya no podemos dedicar de la misma manera las largas horas que pasábamos antes en el trabajo.

 

  1. Rodéate de expertos

    A los líderes se les dice que deben contratar gente más inteligente que ellos; esto a menudo está mal entendido. Una plantilla sobre calificada puede, o bien dar lugar a problemas de retención, o una relación inestable entre el subordinado y el supervisor.

    Es importante tanto para el equipo como para el líder tener objetivos alcanzables, aspiraciones y motivación para tener éxito – no sólo a expensas de los otros. Lo que le ayudará a tener éxito es contar en su equipo con personas que tienen un conocimiento profundo de las prácticas, protocolos, métodos o habilidades específicas de nuestro trabajo y que quieran mejorar en lo que hacen ya sea por profundizar o ampliar sus conocimientos.

    Como líderes, podemos facilitar este crecimiento continuo, proporcionando oportunidades para el personal de salir un poco de su zona de confort. Impulsar su desarrollo beneficiará al éxito del equipo, inspirará lealtad y nos ayudará a seguir creciendo como líderes.

 

  1. Ser un líder que está al servicio de otros

    Un componente crítico de liderazgo exitoso es la capacidad para apoyar e inspirar al equipo. Nuestros equipos necesitan una manera de relacionarse con nosotros, para saber que entendemos a lo que se enfrentan y para encontrar algo en nosotros que les inspire a seguirnos.

    Aunque a veces esto puede implicar bajar las trincheras y “arremangarse las mangas”, ésta no siempre es la respuesta. Es muy importante mantener la línea entre la dirección y el equipo. Nuestros equipos siempre deben saber por qué estamos en esa posición y ellos no.

    El reto es encontrar maneras de demostrar nuestro valor como líderes no sólo decir a nuestro equipo que somos el jefe. Ya sea encontrando maneras de hacer su trabajo más fácil, apoyando su éxito, facilitando su formación, guiando su trabajo, ofreciendo feedback constructivo … hay cosas en nuestro rol que nos diferencian de nuestro equipo. Tenemos que recordarlo y actuar como un líder.

    En resumen: el equipo le necesita a usted tanto como usted los necesita a ellos. Recuerde por qué usted es el líder y guíelos hacia el éxito.