Un estudio de caso es una situación de la vida real que se presenta a los participantes y sobre la que se les pide respuesta: de forma verbal o por escrito. Son especialmente útiles cuando existe la necesidad de centrarse en problemas o situaciones propias de la vida real. Puede emplear también estudios de caso cuando quiera asegurarse de que los participantes entienden y pueden aplicar la información.  

Los estudios de caso pueden resultar una actividad muy participativa, gratificante e interesante. La reacción puede ser una actividad muy motivadora. Sin embargo, esta técnica no es muy eficaz si los participantes no poseen algún apoyo relacionado con el tema.

Los estudios de caso deberían desarrollarse antes de la sesión formativa. Las situaciones pueden extraerse de experiencias personales, registros de la compañía y experiencias de los participantes que han asistido a sus cursos de formación. El desarrollo de un estudio de caso debe incluir los pasos siguientes:

  1. Identifique una situación, problema o tema. Son ejemplos de temas de estudios de caso las cuestiones de relaciones humanas, las preocupaciones de la dirección y los problemas de equipo.
  2. Asegúrese de que su estudio de caso representa una situación real. El punto central debe estar relacionado directamente con los antecedentes, las experiencias y los intereses de sus participantes.
  3. Determine si los participantes completarán el estudio de caso individualmente o si lo abordarán en pequeños grupos.
  4. Proporcione preguntas o actividades que les estimulen a centrarse en el problema presentado.
  5. Determine si los participantes informarán a todo el grupo de los resultados de su trabajo de forma oral o por escrito.
  6. Destaque los puntos clave en un rotafolio.

Cuando los participantes estén trabajando en grupos pequeños sugiera que cada grupo elija un portavoz. Esta persona es la responsable de tomar notas y preparar la respuesta del grupo al estudio de caso. La selección previa de esta persona evita la confusión y el pánico entre los miembros del grupo cuando llega el momento de informar acerca de sus respuestas.

Para emplear esta técnica es necesario que el aula sea flexible. Asegúrese de que las mesas pueden moverse con facilidad para que los participantes puedan formar sus grupos. Mientras los participantes estén trabajando en el estudio de caso, usted debería ser capaz de moverse alrededor del aula para observar, comprobar los progresos y responder a las preguntas.

Una vez que los participantes han leído el estudio de caso deberían tener la oportunidad de darle respuesta. Ésta puede ser a través de:

  • Informes sobre el problema que están analizando.
  • Respuestas a las preguntas del estudio de caso.
  • Recomendaciones sobre la forma de resolver el
  • Sugerencias sobre cómo podría haberse evitado el problema.
  • Discusión de las respuestas.
  • Resumen de los puntos clave.