Resulta irónico que, en esta época de logros tecnológicos, el alma de las corporaciones esté representada por la visión acumulada de las personas que deciden entregar su talento y compromiso a una determinada organización. De modo que, planteadas, así las cosas, la pregunta es la siguiente: ¿cómo podemos asegurar que el legado intelectual de nuestra gente tenga continuidad? Una parte importante de la respuesta reside en las iniciativas de mentoring. El mentoring es un proceso poderoso y dinámico, tanto para los colaboradores como para las organizaciones. Compartir el conocimiento es compartir la experiencia vital. No importa qué metodología decida utilizarse, ya que el mentoring posee el potencial necesario para elevar el diálogo corporativo desde sus aspectos más elementales hasta aquello que es verdaderamente importante. mentoring

Mediante los programas de mentoring, los tutelados desarrollan visión y acumulan experiencia, y los mentores ven reforzado su papel, sabiendo que están dejando un legado a su organización, profesión y comunidad.

El mentoring puede tener al menos tres formatos, y son posibles muchas variantes de cada uno de ellos segúnlas necesidades de la organización.

  • El mentoring individual emplea socios de mentoring, llamados tradicionalmente tutelados y mentores. Históricamente, esta relación era considerada bastante patriarcal, con un poderoso mentor responsable de guiar la carrera de un colaborador joven y prometedor. La visión actualizada del mentoring individual es la de dos socios, cada uno con unas áreas de experiencia y contribución asignadas, que trabajan juntos para alcanzar los objetivos de desarrollo o aprendizaje del socio tutelado. La nueva visión del mentoring individual reconoce que los mentores a menudo obtienen de la relación tanto como los mismos tutelados.

 

  • El mentoring grupal es un formato en el que pequeños grupos de personas se comprometen a apoyar y buscar juntos los objetivos de aprendizaje de cada uno de ellos. El grupo cuenta con un dinamizador de aprendizaje que asume la función de mentor del grupo. Asimismo, cada miembro del grupo es considerado como un mentor de los demás, dando feedback, apoyo y compañerismo. Este método de mentoring refuerza el poder de motivación del grupo y el intercambio de conocimientos. Es un modelo apropiado para muchas de las actuales organizaciones flexibles y de rápida adaptación al mercado que dependen de redes de conocimiento e incluyen a todos en el proceso de toma de decisiones.
  • El mentoring virtual es una forma de mentoring individual o grupal que se lleva a cabo por teléfono, correo electrónico o videoconferencia. Considerado en otro tiempo un método de mentoring de «último recurso», hoy su popularidad está creciendo debido a cuestiones geográficas. Si bien supera los desafíos que impone la distancia, requiere un rigor especial y una implementación disciplinada para compensar la falta de contacto personal.

En el mentoring, la diferencia entre el éxito y el fracaso radica en la capacidad de retener el capital intelectual e integrar el aprendizaje constantemente. A continuación, se exponen las pautas sobre lo que se debe hacer y lo que no para desarrollar con éxito un programa de mentoring:

 

Imagen2