Por diversas razones y por los propios condicionantes de una acción formativa, la forma de administrar soluciones formativas puede pasar por tener como agentes importantes en la estrategia de implantación a formadores internos.

Con este punto de partida, debemos pensar la mejor forma de asegurar que los formadores internos aporten y optimicen su intervención, teniendo dos objetivos primordiales:

  • Que se obtengan los resultados a corto (consecución de objetivos más inmediatos relacionados con objetivos didácticos) y medio plazo (consecución de objetivos de rendimiento, contribución a resolución de problema y sostenibilidad del resultado en las dinámicas de la organización).
  • Que los formadores internos se sientan suficientemente “arropados”

??????????????????casos de éxito

Para ello deberemos asegurarnos de que cuentan con el apoyo necesario para desarrollar su función, en aspectos clave como:

  • Formación para impartir: genérica  de formación de formadores; específica de reciclaje como expertos;
  • Sistemas de reconocimiento y/o recompensa; involucración de la línea destinataria de la formación;
  • Involucración de estos formadores internos en algún momento y aspecto de la definición concreta de su intervención;
  • Disposición de kits formativos para impartir de forma flexible pero con pautas claras para la impartición y el aseguramiento  de la calidad homogénea de diseño