El storytelling es una manera interesante, probada y económica de comunicar mensajes importantes. Alas

personas les gusta oír historias y tienden a repetirlas. En las organizaciones, al igual que en otros entornos, el storytelling funciona como una técnica útil para:

  • Captar la atención de las personas.
  • Transmitir un mensaje que las personas recordarán.storytelling
  • Establecer una buena relación de comunicación.
  • Adquirir credibilidad.
  • Unir a un equipo.

Todos conocemos a líderes que parecen tener una habilidad innata para contar historias. Estos líderes son capaces de hallar la historia adecuada, con un mensaje conmovedor, que es justo la más adecuada para la situación o el público presente.

El uso estratégico, del storytelling comprende los siguientes elementos:

  • Reflexionar acerca de sus experiencias pasadas.
  • Comprender los significados inherentes.
  • Usar estas historias de forma deliberada para transmitir mensajes clave en diferentes contextos y a distintos públicos.

Podemos usar la técnica de storytelling en liderazgo de equipos, en marketing, en formación y en otras muchas situaciones. Las mejores historias son aquellas que provienen de su propia experiencia de vida. Dado que usted conoce bien estas historias, puede contarlas con integridad, autenticidad y pasión. Compartir historias personales también ayuda a sus empleados a relacionarse con usted a distinto nivel, y quizás les ayude a considerarlo a usted “más auténtico”.

Los mensajes extraídos de estas historias son más significativos porque son personales. Usted cuenta estas historias para compartir el conocimiento y los enfoques que ha desarrollado con el paso del tiempo. Estas historias permiten dar un vistazo a su mentalidad de liderazgo, no sólo “Hagan lo que yo hice (respuesta aplicable)”, sino “Déjenme decirles por qué soy quien soy, y por qué hago lo que hago”. Entonces, los empleados que escuchan tales historias podrían ser capaces de tener en cuenta sus propias historias y elegir un significado fructífero que puedan aplicar a una gran variedad de situaciones.

Por ejemplo, al contar su punto de vista personal sobre el liderazgo, usted podría empezar su historia diciendo:

  • “Parte del feedback más eficaz que he recibido en mi vida ha sido…”
  • “Uno de mis momentos más lamentables como líder ha sido…”

Cuando lleve a cabo un sistema de storytelling, es conveniente que se centre en algunos mensajes clave.

Una buena pregunta que puede hacerse usted mismo es: “¿Cuáles son los tres mensajes clave que quiero que mis empleados recuerden?” Luego, trabaje para identificar, desarrollar y compartir historias que refuercen esos mensajes. Esto le ayudará a construir una estrategia de comunicación integrada y consistente, y le permite personalizar el mensaje de una forma íntima y auténtica.

No hay que olvidar que contar una historia tiene también algo de “arte” y por ello debemos ser conscientes de la importancia del estilo de presentación, la autenticidad, el saber aprovechar las emociones, utilizar el lenguaje corporal y el tono de voz adecuado, en definitiva, ser capaces de “atrapar” al público y garantizar que el mensaje sea productivo.

El storytelling, al igual que casi todo, se vuelve más fácil y más eficaz con la práctica. Los líderes que cuentan historias con frecuencia comienzan a comprender y a perfeccionar su propio estilo y a entender cómo la presentación tiene un impacto en públicos distintos. Además, al practicar la misma historia y solicitar feedback, pueden averiguar qué aspectos son los más afectivos y trabajar para hacer coincidir su estilo con la historia, con el objetivo de asegurarse de que el mensaje es claro y memorable.

Contar historias sin un mensaje claro puede ser divertido, pero también consume mucho tiempo y no aporta demasiado en lo que se refiere a alcanzar las prioridades empresariales. La clave es mantener la flexibilidad del proceso de storytelling, pero también mantenerse centrado en el propósito estratégico.